Pranayama y Salud

La palabra “Pranayama” proviene del sánscrito Prana: energía, respiración, vida, vitalidad; y Ayama: extensión, expansión, regulación, prolongación restricción y control. El conjunto de estas palabras nos muestra el camino a seguir; es decir una respiración extendida y controlada. La práctica de pranayama estabiliza la energía y la conciencia. Generalmente nuestra respiración es irregular, inconsciente y automática. Pranayama es observar las variaciones de nuestra respiración y condicionar a nuestro ser para que de manera consciente regule nuestra inspiración, exhalación y retención del aire mediante un ritmo regular y armónico.

Padmasana medit BN

El objetivo principal de las técnicas de respiración es prolongarla, para eso los yoguis utilizan principalmente dos técnicas;

  • La respiración completa, que consiste en llenar los pulmones a su máxima capacidad, con el fin de restablecer el movimiento del diafragma, obteniendo una respiración abdominal y la retención de la respiración.
  • La respiración alternada, se logra tapando y respirando alternadamente con sólo una fosa nasal, agilizando los procesos en los dos hemisferios cerebrales.

Estas técnicas, permiten una mayor ventilación de la sangre, aumentando la duración de los intercambios gaseosos desde los alvéolos pulmonares, mejorando la oxigenación de la sangre en el cuerpo, lo que se ve reflejado en una mejora de la salud de todo nuestro organismo: sistemas respiratorio, circulatorio, nervioso, digestivo, excretor y reproductor se mantienen en armonía y estado óptimos.